ALIMENTACIÓN CONSCIENTE O MINDFUL EATING

En los últimos tiempos muchas personas se están apuntando al mindfulness, o presencia consciente.
Nada que no se hubiese practicado hace más de dos mil años en la época de BUDA, bajo el nombre de SATI. Vaciar la mente, ensanchar  la conciencia y estar en el AHORA. Único tiempo real para los aventajados. 

Otros se pierden en el pasado y algunos solo sueñan con el futuro. 

Aplaudo todas las tendencias que sirvan para optimizar nuestra vida. Sobre todo la de aquellos que viven atrincherados entre ansiolíticos, antidepresivos y drogas varias para seguir adelante en una sociedad tan competitiva y exigente. 


"Estar en el ahora"

Toca ahora incorporar palabra al vocabulario: Mindful eating o alimentación consciente. 
Como en el caso anterior, este movimiento bebe de fuentes milenarias. 
Los budistas tenían una práctica de meditación que consistía en comer en silencio prestando atención a la sensación de cada bocado para de esta forma poder expandir la conciencia. 
Práctica extendida también  en monasterios católicos medievales, donde los monjes solo comían lo necesario y en silencio mientras escuchaban a uno de sus compañeros declamar textos sagrados. 

El mindful eating trata de reavivar estas costumbres para insertarlas en nuestros días y de esta forma enseñarnos a levantar el pie del acelerador cuando comemos. 

Su premisa básica es: COME LO QUE QUIERAS, PERO SÓLO SI TIENES HAMBRE. 

"Alimentación saludable"

Hay que cambiar el foco de cuándo comemos o qué comemos para ponerlo en lo importante: PARA QUÉ COMEMOS. 

"Gula"

Cada vez que comas pregúntate si lo haces porque tienes de verdad hambre o intentas llenar un vacío, aliviar un estado emocional de soledad, enfado, ansiedad. 

Emociones y alimentación van cogidas de la mano. Solo tienes que recordar alguna película o serie donde la protagonista (hablo en femenino porque normalmente son las mujeres las que hacen esto en el cine) se lanza a la nevera en busca de un enorme bol de helado después de haberse llevado una decepción afectiva.

"Alimento emocional"

SI NO ES HAMBRE REAL, NO COMAS. Sal a dar un paseo, escucha tu canción favorita, grita, canta, o BEBE AGUA. Muchas veces creemos que tenemos hambre cuando lo que tenemos es sed. COMPRUÉBALO

Hay que comer solo si hay necesidad real, procurando tener un horario estable para regular nuestro sistema digestivo. 

Este método sostiene que se puede ingerir cualquier alimento. El problema no radica en lo que comemos sino en la cantidad. Debemos aprender a escuchar a nuestro cuerpo, por eso recomiendan al menos 15 minutos de meditación diaria para entrenar la atención 

"Meditar bajo las estrellas"


SABOREA cada bocado que entre en tu boca. Toma conciencia de lo que estás comiendo. Disfruta al máximo de la comida, las sensaciones físicas, las emociones. 

"El placer de la comida"


Mastica de forma lenta y consciente. Unas cincuenta veces por bocado. De esta forma contribuimos a la correcta absorción de los nutrientes contenidos en los alimentos. Mejoramos el proceso digestivo e intestinal. Prevenimos gases, diarrea, acidez...

Además, según el mindful eating, cuanto más mastiquemos, menos comeremos. Por lo que es muy efectivo cuando deseamos perder o equilibrar nuestro peso. 

Entre bocado y bocado deja el tenedor en la mesa. De esta forma podrás concentrarte más en la masticación y menos en pinchar un nuevo trozo de comida.

Conéctate con tu interior. Desconéctate de las distracciones. Nada de televisión, móvil, ordenador, ruido ambiental. 

"Comida saludable"

¿Sabias que comer con distracciones hace que ingieras más calorías?

"Comida basura"


Tampoco es conveniente comer de pie. Mejor sentado y con un plato delante. 

Para comer emplea por lo menos 25 minutos. Si lo haces en grupo, intenta ser el último en terminar. 

"Comer en familia"

En definitiva, come cuando solo tengas verdadera hambre física, mastica de forma lenta, disfruta cada bocado con plena conciencia del sabor, concéntrate en tu interior y aíslate de distracciones externas. Todo esto acompáñalo con ejercicio moderado de al menos 30 minutos al día. 
En un mes verás como mejora tu estado de salud y se equilibra tu peso

"Estar en equilibrio"





Sígueme en mis Redes Sociales

siguenos en facebook sígueme en Instagram

Entradas populares de este blog

FRASES QUE INSPIRAN. LECCIONES DE SABIDURÍA

LECCIONES DE VIDA. CON LOS AÑOS APRENDÍ

SI VAS A INTENTARLO, VE HASTA EL FINAL