LA INTUICIÓN. CÓMO POTENCIARLA



En los versos de Neruda se desliza la inspiración de lo intuido. 

"No sé si me entiende cuando desde lo alto
se avecina la noche, cuando el solitario poeta
a la ventana oye correr el corcel del otoño
y las hojas del miedo pisoteando crujen en sus arterias,
hay algo sobre el cielo, como lengua de buey,
espeso,
algo en la duda del cielo y la atmósfera"


"Cielo hermoso"


Vivir una vida inspirada da consistencia a la existencia. El camino es fluir. 
Las señales aparecen. 
Estamos en sintonía. 
Los ruidos externos enmudecen, grita el interior. 
<La intuición>


"Frase Einstien"

Uno de los secretos de las personas con éxito es estar al servicio del regalo. No del sirviente. 
Dentro de cada uno de nosotros reside un canal de información visceral, como un impacto, que nos sitúa en el epicentro de lo necesario. Lo adecuado. 

Sin embargo, hemos enterrado en lo profundo esta sabiduría innata. Residente del corazón. Situada en el cerebro, según los científicos. 

Rescatar la intuición, potenciarla, es vivir de forma más consciente, plena, feliz. Escuchando la voz interior. 

Debemos purificar el canal. 
Imagina una tubería llena de suciedad por la cual debe discurrir agua. Si no la limpias de vez en cuando, se llenará de sustancias tóxicas. Se atascará.



"Purificar canal"

Un buen remedio si quieres purgar tu canal intuitivo es comprobar primero el nivel de víctima o protagonista que tienes en sangre. 

Es un barómetro.

Cuánto más cerca estés de la mentalidad protagonista, más podrás potenciar tu intuición. Vivir desde tu sabiduría genuina. 
Sin dramas.

Si estás en el polo opuesto; la víctima, será difícil que vivas conectado a tu intuición. Estarás malgastando tu energía en resolver desastres vitales y con toda probabilidad te moleste mi lenguaje directo y sin anestesia sobre el asunto

Las personas con mentalidad protagonista, son flexibles, creativas, abiertas al mundo. No suelen juzgar, ni criticar. Aportan alegría. Positividad. Lo intentan, una y otra vez. Ponen límites a despropósitos ajenos. Su lenguaje es potenciador. Optimista. Se adaptan a los cambios. Sortean las tormentas con dignidad. Afrontan retos. 

"Frase Thomas Edison"

En el otro extremo está la mentalidad víctima. Son personas rígidas.  
Es muy difícil hacerles entender algo. 
Imposible negociar. 
Se resisten a los cambios.
Pueden hacerlo tras un caos vital épico que les haga entrar en caída libre hacia el abismo. 
Si ese abismo no les fagocita, podrán salir a base de "mucho esfuerzo".
"¿Por qué me cuesta siempre todo tanto?"
Suelen quedarse en el bucle: drama-superación-nuevo drama. 

Estos dramas pueden ser situaciones sin importancia para la mentalidad protagonista como por ejemplo: que no te apetezca ir a una cena o que se les pinche una rueda del coche. No necesariamente situaciones trágicas vitales. Que también saben generarlas


<La vida es aprender a fluir>
<Fluir>


Aparcar el personaje víctima les aterra.
Es una forma disfuncional de captar atención ajena. 

Toca revisar autoestima. 

Su lenguaje es: 
"La vida siempre me ha tratado mal", 
"Yo siempre estoy pensando en los demás, después nadie me lo agradece" 
"Sale el sol y de repente el nubarrón que todo lo destruye"...

Son solo ejemplos. Hay infinitos. 

Suelen procurarse entornos cercanos insanos.
Necesitan alpiste para alimentar la "tragedia". 
Hablar, hablar y hablar de sus problemas. 
Es bueno hablar de los problemas pero no de forma obsesiva y constante como es el caso. 
Tienen una o varias personas a su alrededor de mentalidad víctima. 
Son las que en vez de decir:
"Quiero verte feliz" =persona que potencia, dicen cosas tipo: 
"(NO) quiero verte sufrir"=persona que limita. 

Cuando escuchéis esto; quitar el NO. 
Te están diciendo "Quiero verte sufrir".
El inconsciente delata. 
Puede ser por celos
Posesión. 
Miedo a perder el control. 
No quieren que avances; con toda probabilidad ellos quedarían atrás. 
Este tipo de personas son un lastre. 
Aunque te puedan querer. 

"Libertad robada"


Si no te gusta el drama, huye o protégete

Si te gusta significa que tu creencia estrella inconsciente es: "Me agrada sufrir", así que una relación con alguien que "NO quiere verte sufrir" es la idónea para ti.  
Ambos deseáis lo mismo. 




"Bombilla"

Si este es tu caso, sufridor o sufridora nata, no sigas leyendo el post. 
Es improbable que no imposible, que eleves la conciencia y te conectes con tu sexto sentido. 

Eso que estoy convencida de que entre desventura y desventura tu intuición habrá puesto frente a ti  a alguna persona de buena voluntad, de esas que dicen verdades y muestran mundos alejados de desdichas,  a la que te habrás cargado de un plumazo; quizás de forma inconsciente o no tanto, no vaya a ser que te convenciese de ser feliz, de tu valía personal y te quitase ese falso status quo que concede el victimismo.
También estoy convencida de que esa misma intuición   lleva tiempo gritándote "¡¡¡Por ahí no"!!!" " ¡¡Cambia!!!". 

Cambia antes de que sea demasiado tarde y tus cenizas vuelen con el viento del atardecer. 
O no cambies, tienes todo el derecho a decidir vivir una vida desgraciada, desconectada de tu esencia. 
Dejando pasar de largo experiencias preciosas. 
Puedo aseguraros que me he encontrado con seres de fondo puro y bondadoso, dejando dirigir su vida a un ego-víctima enfermo que les arrastraba a las profundidades del submundo de esos otros de naturaleza manipuladora carentes de valores y honestidad. 


"Esperanza"

En fin me desvío del tema. Este asunto lo trataré en profundidad en otro post. 

En medio de estas dos mentalidades hay un montón de matices. 
Más cerca de la mentalidad protagonista, mayor capacidad para intuir.

Después de analizar el barómetro apto o menos apto para canalizar intuiciones. 

El siguiente paso es poner el foco en tu voz interior. 
Si es algo importante, consúltalo con la almohada y deja que las hadas o los hados de la inspiración te visiten con una respuesta la amanecer.

Un buen ejercicio antes de quedarte dormido es escribir en una libreta lo que te apetece solucionar, beber medio vaso de agua y por la mañana nada más despertar, sin hacer otra cosa, beber el otro medio vaso de agua y anotar lo primero que llegue a tu mente. 

"Consulta con la almohada"


Somos seres sociales. Necesitamos del grupo para sobrevivir. De ahí nuestra tendencia humana a contar lo que nos ocurre. Buscamos apoyo en nuestro entorno. Opiniones ajenas sobre eso que nos acontece. 
De esta forma acallamos sin saberlo nuestra voz. 

Otro de los rasgos comunes de las personas con éxito es el silencio. 
La discreción. 
Hablan poco o nada de sus asuntos. Actúan según su propio criterio cuando tienen problemas o se marcan objetivos. 
Si necesitan ayuda externa, acuden a alguien imparcial, sabio o a un profesional del área que necesiten resolver. 

Dan volumen solo a su criterio interior. Ahí es donde se expande la intuición.

Si contamos nuestros problemas o proyectos a otros, puede que obtengamos apoyo emocional (nos sirve para desahogarnos), pero no apoyo real. 

Es decir, sus opiniones estarán condicionadas por su percepción del mundo, los intereses en relación a nosotros. 

Con la mejor o peor de las intenciones, en vez de ayudarnos, nos frenan bajando el volumen de nuestra intuición. 

Por ejemplo; Le planteas una duda a tu madre sobre si aceptar ese trabajo en otra ciudad o no. Ella puede responderte que "ni se te ocurra" y darte mil argumentos sobre el asunto, porque lo que hay detrás es: "si te vas no voy a verte tanto".
Le comentas a un compañero de trabajo tu proyecto de dejar la empresa y montarte un negocio en el campo. Te puede decir "Estás loco. Con esta crisis. Bla, bla,  bla.." Detrás puede haber celos inconscientes porque tú vas a hacer lo que él anhela y no se atreve. 

ESCUCHA SOLO TU VOZ INTERIOR cuando se trate de decisiones sobre tu vida. Así abrirás la puerta para que la intuición se exprese. Y la cerrarás a manipulaciones ajenas disfrazas de "Te lo digo por tu bien. Lo hago por tu bien".


Mira el mundo con nuevas gafas. 
Entrénate para ver pequeños detalles cotidianos que se escapaban a tu visión. 
De camino al trabajo. Algún edificio bonito. Un pájaro en un árbol. Alguien ayudando a otra persona. 
Observa con otros ojos el mundo. 
Quédate en pequeños detalles.
Así tu conciencia se expande

"Enfoca tu energía"


Vacía tu mente.
Practica meditación a diario. 

"Meditar"

Aprende a visualizar; figuras geométricas, paisajes, personas, situaciones...

Visualizar

Escribe preguntas sobre las que desees obtener una respuesta, en diferentes papeles. Dobla los papeles. 
Después coge cada trozo sin abrir y escribe lo primero que fluya en ti. Abre el papel y mira la pregunta. 

Coge cuatro o cinco cartas al azar de una baraja. Fíjate en las cartas que escoges. Ponlas después boca abajo. Pasa la mano por encima y sin darle la vuelta intenta averiguar de que carta se trata. Hacer este ejercicio potencia nuestro sexto sentido. 

"Baraja española"












Intuición by Álvaro Palacios





Sígueme en mis Redes Sociales

siguenos en facebook sígueme en Instagram

Entradas populares de este blog

CLAVES PARA DESARROLLAR NUESTRA COMPETENCIA SOCIAL

LA ECLOSIÓN DEL YO