LOS BENEFICIOS DE LA RISA

Mi móvil pasó a mejor vida. De repente. Sin esperarlo. Dejó de funcionar. 

Me apresuré a ponerme en contacto con el equipo técnico de la compañía de teléfonos para descubrir, no solo que no tenía arreglo y mi nuevo terminal llegaría en una semana (lo cual significaba siete días offline), sino que había perdido, entre otras cosas, todas las fotos de la galería.   

Esto después de haber pasado un par de semanas callejeando por Europa, siguiendo la pista de Masones, Templarios y catedrales góticas. 

Mi mente entró en una especie de espiral neurótica transitoria. 




¿Ahora qué?
Se cruzaron por mi cabeza mil pensamientos.
Y si me llaman de...
Y si anulan reuniones o cambian la hora...
Y cómo aviso a esta amiga....
Y si piensan que no contesto al whatss por falta de educación, enfado o rechazo...
Y si se preocupan por si he sido abducida por marcianos....
Y si creen que al aparecer solo un check he bloqueado...
Y si voy por una calle solitaria me mareo y no puedo llamar a los servicios de urgencia...
Y  qué pasa con las fotos y vídeos maravillosos que he sacado. Nada. Ni un recuerdo.  

No tengo facebook personal donde publicar mis avatares vitales. 

Repasé a ver si había enviado a alguien de mi entorno mi periplo europeo. 
No, no suelo hacerlo. 
Ah sí había enviado una por whatss.
Buff pensé, al menos algo. 


Mi mente seguía en esa espiral de pensamientos neuróticos "Y sí..."

Eso que de tanto en vez me hago un detox digital para desconectarme del mundo y conectarme a árboles y mi interior. 

Nunca me había desconectado sin previo aviso.

Tomé conciencia entonces de que en tan solo diez minutos había contemplado todo tipo de desastres vitales, por algo tan insignificante como un pequeño teléfono. 



Yo abanderada del poder personal.<Que me gusta recordarle a las personas que pase lo que pase ahí fuera, por muchos noes de la vida, obstáculos, nunca dejen de creer en ellos. Nunca pierdan la esperanza y la dignidad> Me había imaginado en una calle solitaria agonizando sin posibilidad de ayuda por no poder llamar a alguien para "rescatarme".

Mi epitafio sería: "Falleció por no funcionarle el móvil"

Entonces comencé a reirme. A reirme sin control. A pleno pulmón. Con esa risa que dobla las costillas, retuerce el cuerpo y hace saltar las lágrimas. 




Mi cuerpo había activado el modo supervivencia para sacarme de un lugar que me estaba generando una enorme tensión. 

Esa es la función básica de la risa. 

Nos ayuda a liberar nerviosismo, sacarnos del pozo del averno, desestresarnos a nivel emocional y elevar nuestra autoestima. 

LA RISA es una poderosa herramienta interna que puede aliviar dolores, alejar el miedo, rejuvenecernos, e incluso desintoxicarnos. 

William F. Fry catedrático de psiquiatría de la Stanford University, estudió durante 25 años los beneficios fisiológicos de la risa. 

Según sus conclusiones, unas buenas carcajadas diarias durante unos cinco minutos equivalen a 15 de ejercicio aeróbico.

También activa los neurotrasmisores relacionados con el bienestar. Una leve sonrisa segrega endorfinas y serotonina.  

De hecho las personas depresivas tienen bajos los niveles de estas dos hormonas de la felicidad.  

Una técnica eficaz para contrarrestar un estado de ánimo depresivo, (avalado por diferentes experimentos), es sonreir durante dos minutos al día delante de un espejo. 
No importa si no te apetece. 
Prueba a hacerlo. 

Este simple gesto cambia la química del cuerpo. 



Piensa cómo te sientes cuando estás al lado de personas positivas, alegres, simpáticas, de sonrisa perenne en el rostro. Focalízate en las sensaciones que te trasmiten. 
Tengo la fortuna de tener a seres así de mágico-fantabulosos en mi entorno. Personas que te elevan. Trasmiten energía positiva. Te hacen sentir serena. Dan lecciones de fortaleza. Incluso cuando enfrentan la muerte sonriendo a pesar de su dolor y su miedo.


En contraposición  existen esas otras, que viven en un sufrimiento permanente, en ocasiones sin tener problemas reales. Todo es un desastre. Negativo. Oscuro. O los ofendidos crónicos. A los que les hicieron daño (como a todos alguna vez) y nos son capaces de salir de su ira. Van dando coces a diestro y siniestro a todo aquel que entre en su órbita. 

Vamos, los que van amargando la vida la prójimo. 


Por tu salud mental y emocional protégete o aléjate de personas así. Su energía acabará afectándote, dejándote sin reservas. Son auténticos vampiros emocionales. 

La única verdad universal y certera es que nos vamos a morir. Tarde o temprano. 

¿Cómo quieres hacer tu viaje? ¿Sonriendo a pesar de las adversidades y tomándote todo con una buena dosis de humor o sumido en la tristeza dejando un halo de marea negra a tu alrededor?

Además como decía Gabriel García Márquez



He tenido la bendición de trabajar con grandes profesionales y mejores personas. En la radio hemos tenido en alguna ocasión momentos donde no podíamos dejar de reír. 

Pura salud para el alma. 

Con el permiso de mis compañeros maravillosos, comparto uno de esos instantes de alegría. 





 

Sígueme en mis Redes Sociales

siguenos en facebook sígueme en Instagram

Entradas populares de este blog

FRASES QUE INSPIRAN. LECCIONES DE SABIDURÍA

CUIDAR EL CORAZÓN

CLAVES PARA DESARROLLAR NUESTRA CREATIVIDAD