LA IMPORTANCIA DE LOS VALORES EN EL PROCESO DE CAMBIO


Hay momentos en la vida donde de forma consciente necesitamos emprender un nuevo rumbo e iniciar un proceso de cambio. Otras, es la propia vida la que nos empuja a ello. Es cuando llegamos al punto de estar hartos/as de estar hartos/as y de tener la sensación de que siempre perdemos las batallas del destino. Una buena noticia; no pierdes SIEMPRE. Solo has decidido focalizar toda tu atención en aquello que no funciona. Créeme cuando te digo que algunas SÍ FUNCIONAN. Te las estás perdiendo por mirar en dirección contraria. 

Hoy quiero hablaros de la importancia de escanear nuestra escala moral a la hora de afrontar un cambio. Aunque no lo creáis muchas veces no se alcanzan las metas propuestas porque tenemos un nivel de conciencia que boicotea dicho cambio. 
Solo crecemos si de verdad aprendemos de nuestros errores y tomamos la determinación de corregir eso que falla en nosotros para poder expresar nuestro máximo potencial.



Es cierto que hay que elaborar un plan de acción, os hablaré de ello otro día. Hoy quiero hablaros de vuestro perfil de valores. ¿Qué os han enseñado las figuras de referencia en vuestro hogar? ¿Cómo afrontaban la vida? ¿Daban importancia a ser personas honestas? ¿Lo eran?
¿Cómo eres tú en tus relaciones, laborales, familiares, de pareja? ¿Te encuentras con muchos conflictos en la vida?

¿Sabes cuál es tu escala moral? ¿Con qué valor  te presentas ante los demás?


Eso que has aprendido en tu infancia se ha integrado de tal forma en tu estructura psicológica que actúas desde ahí sin conciencia. Como cuando te sientas a la mesa a comer. No te paras a pensar cómo debes coger el cuchillo y el tenedor. Lo haces, sin más. 

Y créeme, cambiar de conciencia no es fácil. Requiere perseverancia e introspección constante para poder renacer con un nuevo mapa moral que te haga crecer como ser humano y así lograr un entorno en armonía. 



Voy a empezar hablándoos de los VALORES ÉTICOS

Honestidad, lealtad, gentileza, bondad, humildad. 

Son los referidos a nuestra relación con los demás. 
¿Cómo tratas a las otras personas?

Si careces de ellos no puedes relacionarte de forma saludable con tu ambiente y además no vas a asumir las consecuencias de tus actos.

Una persona que roba tiene una razón para hacerlo. Una justificación. Si sintiese en el alma el dolor que puede causar en otra persona, no lo haría. Así de sencillo. 

Una persona a la que no le han enseñado la importancia de la sinceridad, y las consecuencias de las mentiras; mentirá a los demás sin darse cuenta de que con ello puede destruir relaciones valiosas. Porque la falta de confianza es el principio del fin. 
El deshonesto pensará, no es para tanto y seguirá justificando sus acciones con más mentiras y el honesto se sentirá traicionado en lo más profundo.



LOS VALORES PRAGMÁTICOS

Son los que te permiten pasar a la acción. 
Capacidad de organización, motivación, perseverancia. 
Si careces de ellos te quedarás en la fase uno del cambio. En el mundo de la ensoñación sin llegar a materializar lo que deseas. 
Si los tienes muy potenciados y careces de los éticos, serás un tiburón. Una de esas personas que justifica cualquier medio para alcanzar un objetivo. 
Dejarás cadáveres a tu paso y una deuda moral con los damnificados que quizás la vida te cobre más adelante.  

Por último están LOS VALORES EMOCIONALES.

Tienen que ver con tu bienestar interno. 
Tranquilidad, paciencia, ecuanimidad.
Determinan tu estado psicológico y tu forma de afrontar las vicisitudes de la vida. 

Si careces de ellos puedes caer en estados depresivos cuando el viento arrecie. Los puedes trabajar a través de la meditación, el deporte, recordando cada día que eres un ser irrepetible que MERECE SER FELIZ.



Para estar en equilibrio, asentar tus estructuras internas y atraer relaciones sociales saludables, debes cultivar los tres tipos de valores. Haciendo un trabajo constante de conciencia. Chequea primero tu nivel moral. Después trabaja sobre ello. Una y otra vez. Antes de mentir cuenta hasta diez y piensa en lo que puedes perder para siempre. Antes de ser agresivo en el trabajo piensa en todo lo que vas a crecer y cómo te vas a enriquecer si tienes una actitud colaborativa con los demás. Antes de estar en la ensoñación toma conciencia de que los objetivos solo se consiguen caminando. Pon un pie delante del otro aunque no quieras. Trabaja, trabaja y trabaja pero sobre todo CONFÍA EN TI en todo momento. SIGUE ADELANTE. Llegarás a donde te has propuesto SIENDO UNA MEJOR PERSONA. 


Sígueme en mis Redes Sociales

siguenos en facebook sígueme en Instagram

Entradas populares de este blog

FRASES QUE INSPIRAN. LECCIONES DE SABIDURÍA

LECCIONES DE VIDA. CON LOS AÑOS APRENDÍ

SI VAS A INTENTARLO, VE HASTA EL FINAL